¡Síguenos en Facebook para no perderte las últimas noticias!

No Limits de Cristina Mur en el espacio A2 Garage.

[:es]La Galería Rodrigo Juarranz presenta la exposición No Limits de Cristina Mur en el espacio A2 Garage de MadridLa muestra estará activa desde el día 11 de febrero hasta el 31 de marzo. Las 26 piezas de la exposición nos hablarán de la metáfora de la libertad y la necesidad de rebasar los propios límites.

No Limits, viene del nombre de la performance que la artista llevó a cabo en la Noche de Ronda y que se ha configurado como un concepto esencial para la obra de la artista.  http://rodrigojuarranz.com/artista/cristina-mur

No Limits es un inmenso lienzo, una performance y una exposición al mismo tiempo, donde la creación del horizonte como metáfora absoluta de la libertad, las amalgama a todas ellas. Sin límites. Toda una declaración de intenciones que Cristina Mur no piensa abandonar en su producción.

En esa performance, salirse del formato limitante del cuadro como metáfora de la libertad sería la temática principal show, que no puede entenderse al completo si no se le aplica lo que ya se ha convertido en la seña de identidad de su obra, como es esa búsqueda incansable del equilibrio.

La creación en vivo de una obra pictórica de grandes dimensiones, le permitió reflejar a la perfección ese paradigma de la necesidad de no establecer límites en el proceso creativo. La creación del mural le sirvió como acto de transgresión, como metáfora que refleja la acción de rebasar los propios límites que nos imponemos, al tiempo que sale del formato limitante del lienzo en un intento de creación infinita.

Trazo tras trazo, en aquella performance que tuvo lugar en la “Noche de Ronda”, se gestó un inmenso lienzo que acabaría convirtiéndose en el eje vertebrador de una exposición realizada a posteriori y que jugó con el concepto de continuidad, de la necesidad de un proceso creativo que no conociese límites.

Una sola noche no bastó para desafiar el concepto que en esta performance la artista quería compartir y de ello surgió su continuación en una exposición donde aquel cuadro pintado en directo sería la pieza central de la muestra, en torno a la cuál el resto de obras creadas dialogarían.

Las piezas de la exposición, comisariada por Jimena Peña, se hablan en un idioma que sólo entiende de equilibrios, de malabares por encontrar un punto de inflexión, donde volar, caer, reír, llorar, pertenezcan al mismo mundo. Una lucha de contrarios cuyo objetivo sea la armonía, que logra someterlas para crear un todo lleno de sentido.

La exposición, que con anterioridad estuvo ubicada en la bodega Pago de los Capellanes, en pleno Valle del Duero, se traslada ahora a Madrid buscando precisamente esos nuevos horizontes por los que volar.[:en]La Galería Rodrigo Juarranz presenta la exposición No Limits de Cristina Mur en el espacio A2 Garage de MadridLa muestra estará activa desde el día 11 de febrero hasta el 31 de marzo. Las 26 piezas de la exposición nos hablarán de la metáfora de la libertad y la necesidad de rebasar los propios límites.

No Limits, viene del nombre de la performance que la artista llevó a cabo en la Noche de Ronda y que se ha configurado como un concepto esencial para la obra de la artista.  http://rodrigojuarranz.com/artista/cristina-mur

No Limits es un inmenso lienzo, una performance y una exposición al mismo tiempo, donde la creación del horizonte como metáfora absoluta de la libertad, las amalgama a todas ellas. Sin límites. Toda una declaración de intenciones que Cristina Mur no piensa abandonar en su producción.

En esa performance, salirse del formato limitante del cuadro como metáfora de la libertad sería la temática principal show, que no puede entenderse al completo si no se le aplica lo que ya se ha convertido en la seña de identidad de su obra, como es esa búsqueda incansable del equilibrio.

La creación en vivo de una obra pictórica de grandes dimensiones, le permitió reflejar a la perfección ese paradigma de la necesidad de no establecer límites en el proceso creativo. La creación del mural le sirvió como acto de transgresión, como metáfora que refleja la acción de rebasar los propios límites que nos imponemos, al tiempo que sale del formato limitante del lienzo en un intento de creación infinita.

Trazo tras trazo, en aquella performance que tuvo lugar en la “Noche de Ronda”, se gestó un inmenso lienzo que acabaría convirtiéndose en el eje vertebrador de una exposición realizada a posteriori y que jugó con el concepto de continuidad, de la necesidad de un proceso creativo que no conociese límites.

Una sola noche no bastó para desafiar el concepto que en esta performance la artista quería compartir y de ello surgió su continuación en una exposición donde aquel cuadro pintado en directo sería la pieza central de la muestra, en torno a la cuál el resto de obras creadas dialogarían.

Las piezas de la exposición, comisariada por Jimena Peña, se hablan en un idioma que sólo entiende de equilibrios, de malabares por encontrar un punto de inflexión, donde volar, caer, reír, llorar, pertenezcan al mismo mundo. Una lucha de contrarios cuyo objetivo sea la armonía, que logra someterlas para crear un todo lleno de sentido.

La exposición, que con anterioridad estuvo ubicada en la bodega Pago de los Capellanes, en pleno Valle del Duero, se traslada ahora a Madrid buscando precisamente esos nuevos horizontes por los que volar.[:]